True Blood: Los títulos de crédito que me dieron esperanza

Estándar

La idea de representar a seres poderosos como los vampiros como una minoría social que lucha por sus derechos en una sociedad en la que, ahora se sienten amenazados, me sigue pareciendo lo más atractivo que puede ofrecer True Blood. La perspectiva no es innovadora, ya la hemos visto  en los X-Men, pero el poder de seducción que envuelve la mitología del universo vampírico y sus vínculos con sexo, violencia y perversión pueden convertirla en algo fascinante.

La declaración televisada de la defensora de los derechos civiles de los vampiros es una efectiva forma de ponernos en contexto.  Los vampiros son ahora ciudadanos normales y gracias a la sangre sintética ya no representan ninguna amenaza. Si es que alguna vez lo fueron porque no existen pruebas documentadas de las historias que se cuentan sobre ellos y si  las  hubiera, resultarían intrascendentes al compararlas con el pasado sórdido de guerras, explotación y esclavitud en la Historia del hombre contra el hombre. No importa si son negros, brujas, homosexuales o vampiros, la historia del hombre es  una historia de discriminación, intolerancia, egoísmo y rechazo a la “otredad”.

Aparte de los planos que faltaban, algún efecto sonoro y los títulos de crédito, la versión oficial del piloto no ha cambiado con relación a la del preair. Una vez presentados los personajes y las tramas principales del libro, espero que el tono de la serie en los siguientes episodios se parezca a lo que veo en los títulos de crédito que son sin duda,  junto con la escena de apertura, lo mejor del episodio.

 

“I wanna do bad things with you”

 

Tema: Bad Things (Jace Everett)

La empresa responsable de esta maravilla es Digital Kitchen. También hicieron los Six feet under y Dexter, parece que tienen garantía de calidad.

Si explora este camino la serie promete. No quiero perder la fe.