Buffy: The Slayer’s Journey -La Iniciación-

Dos cuartas partes del recorrido del viaje del héroe se producen en ésta segunda etapa. Durante la iniciación es cuando se forjan las leyendas, el héroe es puesto a prueba constantemente, se encuentra así mismo y evoluciona. En Buffy abarca desde la segunda temporada hasta el final de la quinta. Su mentor y sus aliados, la scoobie gang, juegan un papel vital. Su relación con ellos, y con su madre la diferencian de otras cazadoras y la hacen más fuerte. A medida que avanza, se hace cada vez más consciente de su papel de heroína. Lo acepta y se compromete, se esfuerza por ser cada vez mejor, y sobre todo aprende a desprenderse de su ego para sacrificarse por un mundo, cada vez más pesado, y cuyo peso ha aceptado llevar a su espalda. Una vez se ha aceptado a sí misma como La Cazadora, con todas las responsabilidades que ello implica, descubrir cómo puede vencer al enemigo es lo único que la hará dudar. Se convierte en líder del equipo, se cuestiona y busca respuestas. Y cuando las encuentra, llegado el momento, sabe darles sentido. Comprende cuál es su regalo para el mundo y lo da sin reservas.

Los títulos de las etapas de la fase del héroe y sus definiciones están planteados desde un punto de vista masculino, en el que la mujer cumple la función de complemento del héroe. Buffy tiene una larga experiencia enfrentándose a ancestrales tradiciones patriarcales, así que adaptar estas etapas a su propio viaje, no representará ningún tipo de problema.


El camino de las pruebas

El héroe debe pasar por una serie de pruebas ayudado por amuletos, sueños o visiones, ayudas sobrenaturales y los aliados que que encontró antes de cruzar el umbral y los que vaya sumando a su causa durante el camino.

Monsters of the week, Big Bads de temporada y demonios personales, Buffy supera pruebas en cada capítulo de la serie. No sólo debe luchar contra las malvadas criaturas sobrenaturales que confluyen en la boca del infierno, si no también con sus propios temores e inseguridades.

Al final de la segunda temporada, Buffy debe enfrentar la primera gran batalla que pone a prueba definitivamente su condición de heroína. Aún siendo testigo y víctima directa de la infinita maldad de Angelus, debe reunir coraje y fuerza antes de saber que será capaz de matarlo.Pero si matarlo no era ya una prueba suficientemente difícil,  al instante final de la lucha, Willow consigue devolverle el alma y Buffy se ve obligada a matar a Angel. (Becoming II S02E22)

Cuando cumple 18 años Buffy (Helpless S03E12) debe enfrentarse a otra dolorosa prueba. Para medir su valía y siguiendo una tradición ancestral, El Consejo la debilita y la encierra sin armas con un monstruoso desiquilibrado mental, desalmado y muy poderoso. En los días previos a esta prueba Buffy se encuentra totalmente desvalida, indefensa, insegura, temerosa y confusa. No tiene la menor idea de lo que le pasa y mucho menos de lo que le espera. Todo esto ocurre en un contexto particularmente difícil porque sufre un nuevo abandono por parte de su padre. El dolor y la decepción alcanzan niveles inimaginables al descubrir que ha sido precisamente Giles, su mentor, la figura paterna con la que ha reemplazado a su padre ausente, la persona quien siguiendo órdenes del Consejo le ha mentido, y traicionando su confianza la ha despojado de su fuerza poniendo su vida en peligro.

El conflicto interior que le genera la presencia de Faith, sus enfrentamientos con ella, el regreso de Angel y su abandono al final de la tercera temporada, la aparición de Dawn y la inesperada y dolorosa muerte de Joyce, son algunas de las muchas pruebas a las que se enfrenta Buffy durante estas temporadas. Debe salvar al mundo una y otra vez mientras crece como persona, como mujer y como cazadora.


El encuentro con la diosa

En este punto de la aventura el héroe experimenta un amor incondicional y poderoso como el que una madre siente por su hijo. La diosa es la figura mitológica de la madre universal. Representa la belleza, los misterios por revelar y la unificación del bien y el mal. Ella lo atrae, lo guía, lo incita a romper sus trabas. Tras su encuentro el héroe aprende a aceptarse a sí mismo como quien realmente es.

Angel, el vampiro con alma, protector de Buffy en las sombras desde sus primeros días como cazadora en Los Angeles. Angel pudo encontrar sentido a su no vida sólo después de encontrarla. Buffy encontró en él su primer gran amor, un amor épico e imposible. Y fue su alma, aquello que lo hacía diferente, la maldición para ambos. Al compartir su momento de felicidad, Angel se convierte en Angelus, el peor enemigo personal de Buffy.

Así, él también representa la pérdida de la inocencia y el maltrato psicológico. Buffy debe lidiar con el dolor de haber sido engañada mientras es permanente juzgada y todos le recuerdan una y otra vez que llegado el momento, debe matar al hombre que aún ama para evitar el Apocalipsis. La vida del héroe no es fácil y la primera palabra que debe aprender es sacrificio. A pesar de los aliados que pueda tener, el héroe sabe que su vida es solitaria y en los momentos decisivos, no importa lo que implique, Buffy deberá estar dispuesta a perder cualquier cosa que crea que es suya si eso puede salvar a la humanidad.

Después de su experiencia con Angel y a medida que evoluciona, ningún hombre volverá a marcar los términos para definirla: ni el consejo, ni un amante, ni siquiera su mentor.


La Mujer como Tentación

La mujer en este estadio es una metáfora de las tentaciones que pueden desviar al héroe en su viaje espiritual. Según Campbell el héroe proyecta en una figura femenina el rechazo a su propia naturaleza.

Life for a slayer is very simple: Want… Take… Have.

Aunque la mayoría de las veces, esta tentación esta representada por el sexo contrario, el espíritu innegablemente feminista de la serie representa la tentación en otra mujer. Para Buffy la tentación está representada en Faith, la otra gran cazadora. De todas las personas de las que se rodea, es Faith quien más se le parece, porque es la cara oscura de sí misma. Como una madre destructora, Faith la hace ser consciente de su poder, la aleja de sus amigos y le hace creer que aquello que la hace especial merece usarlo en beneficio propio. Sólo la muerte de Alan, un humano, a manos de Faith despierta nuevamente su consciencia.


La reconciliación con el padre

El héroe se reconcilia con la figura tirana y piadosa del padre. El destino del héroe es reemplazarlo, ocupar su lugar. Lo que le permite a la vez comprenderse a si mismo. El héroe trasciende la vida y su peculiar punto ciego y por un momento se eleva hasta tener una visión de la fuente. Contempla la cara del padre, lo comprende y los dos se reconcilian.

En Checkpoint (S05E12), Buffy debe someterse una vez más a la aprobación de El Consejo a cambio de recibir información que puede ayudarla a vencer a Glory. Buffy sabe que quizá sea la última oportunidad que tiene para descubrir cómo enfrentar esa batalla que parece perdida. Pero demostrando un paso más en su proceso de autoconciencia, de quién es y de su misión, los enfrenta una vez más.

Power, I have it. You don’t.

Comprende que es ella quien realmente tiene el poder y así se los hace saber. La necesitan, sin ella El Consejo no tiene sentido, serían simples funcionarios leyendo libros de fantasía. Comprender esa realidad se hace merecedora de su reconocimiento sin necesidad de ser juzgada, Buffy los derrota demostrándoles de una forma que no esperaban lo que realmente necesitaban saber.


Apoteosis

El ego del héroe se desintegra y se libera de todo temor. Esto lo transporta a un nuevo nivel de conciencia que le permite sacrificarse.

En los últimos capítulos de la quinta temporada Buffy está ávida por encontrar respuestas. Su experiencia con Riley y el descubrimiento del placer que encuentra danzando con la muerte, tal como le explicó Spike en Fool of love (S05E07) le hacen pensar que su condición de cazadora implica perder parte de su humanidad. Como el héroe que visita a El Oráculo (Intervention S05E18) Buffy acude ala madre primigenia, la primera cazadora, La Primitiva, aquella que apareció en sueños en el episodio Restless (S04E22).

Death is your gift.

Como todo oráculo, La Primitiva es enigmática y Buffy obtiene una respuesta desalentadora porque confirma sus temores, pero en la batalla final contra Glory comprende que es la madurez que va alcanzando la que la hace cada vez más fuerte y no la pérdida de su capacidad de amar. Está llena de amor y dispuesta a entregarlo.

I love you. I will always love you. This is the work that I have to do. You have to be strong. Dawn, the hardest thing in this world is to live in it. Be brave. Live. For me.

Buffy encuentra finalmente la forma de salvar al mundo y a su hermana al mismo tiempo, descubre una razón de ser a su destino como slayer. Se entrega a sí misma, y el sacrificio no es doloroso, se siente plena, realizada, segura, llena de paz y bañada por una felicidad abosoluta. La muerte es su regalo, y ese descubrimiento es su mejor recompensa. (The Gift S05E22)


La gracia última

Conseguir la bendición final es una meta en la misión del héroe. Aquello por lo que emprendió el viaje. Todos los pasos anteriores sirven para preparar al héroe para este momento, para purificarlo y hacerlo merecedor de la gran recompensa.

I was happy. Wherever I… was… I was happy. At peace. I knew that everyone I cared about was all right. I knew it. And I was warm… and I was loved… and I was finished. Complete. I don’t understand about theology or dimensions, or… any of it, really… but I think I was in heaven.


Como descubriremos en After Life (S06E03) Buffy obtuvo su recompensa, pero todo héroe necesita subir al cielo para descender a los infiernos, forma parte de su destino y por ello la oscuridad de la sexta temporada que para algunos significó un cambió drástico y quizá innecesario, es sólo la confirmación de que Buffy es una heroína de carácter épico.

Buffy: The Slayer’s Journey -La Partida-

Para emprender su viaje el héroe debe aceptar su destino y dejar atrás el mundo ordinario, su vida tal como la conocía. En la estructura clásica de tres actos, ésta etapa corresponde a la introducción, en una película de cien minutos a los primeros veinticinco.

A medida que avancemos en la definición de todas las etapas del Viaje del Héroe, identificarás con facilidad versiones reducidas del monomito en cada temporada, e incluso en cada capítulo. Pero en esta serie The Slayer’s Journey, veremos las 17 etapas que componen el monomito a través de las siete temporadas de la serie, siguiendo el arco general del personaje de Buffy.

Teniendo en cuenta este criterio, las cinco fases que conforman la partida, abarcan la primera temporada.

 

La llamada a la aventura

Aunque sabemos que Buffy recibió la primera llamada cuando vivía en Los Angeles, es Giles quien le anuncia su destino en el primer episodio de la primera temporada. Giles, es el heraldo y se convierte en su mentor. Buffy esperaba poder  empezar de cero como una chica normal en su primer día en un nuevo instituto, pero un héroe no puede escapar de su destino.

Sunnydale, su nuevo hogar está situado justo encima de “Hellmouth” la boca del infierno, un portal místico con poderosa energía demoníaca que atrae la actividad supernatural. Un antiguo vampiro llamado The Master, el Big Bad de la temporada tiene la intención de abrir ese portal y es él quien forzará a Buffy a aceptar de una vez por todas y definitivamente su destino como la elegida. Buffy es fuerte y valiente, pero en este punto aún no ha desarrollado una de las principales virtudes del héroe: romper la barrera del individualismo y sacrificarse por los otros.

 

 

El rechazo de la llamada

Las dudas del héroe tienen una función dramática importante: demostrarnos que la aventura es peligrosa. Lo que despierta en Buffy estas dudas, es la aparición de una profecía que anuncia que la cazavampiros morirá en su intento por detener a The Master.

“I quit. I resign. I’m sixteen years old. I don’t wanna die.”

Este rechazo a la llamada es provocado fundamentalmente por sentimientos egoístas, ella antepone su propia seguridad a la naturaleza de su misión, pero ese es el paso previo para empezar definitivamente su viaje como una verdadera heroína. Ante las atrocidades del anciano vampiro, Buffy decide actuar anteponiendo su responsabilidad a su propia seguridad, con la esperanza de detenerlo y romper la profecía.

“Maybe I’ll take him with me.”


 

Ayuda sobrenatural

Una vez que el héroe acepta la llamada, la figura del mentor toma gran relevancia como el guía espiritual que le dará herramientas para afrontar una aventura que apenas comienza. Los lazos que unen a héroe y mentor son uno de los temas comunes en toda mitología, y es uno de los más ricos simbólicamente.

En la historia de Buffy, este vínculo es una de las columnas más fuertes. Giles no es sólo su mentor, él reemplaza la figura del padre ausente, es el hombro en el que se apoya. Buffy desarrolla con el tiempo una profunda dependencia y el rol de Giles se convierte cada vez más en el de un padre pasivo, lo cual lo llevará al abandono, pero de eso hablaremos cuando lleguemos a otras temporadas.

 

 

El cruce del primer umbral

En este punto el héroe está preparado para abandonar el mundo ordinario y lanzarse al abismo desconocido de la aventura que le espera. Es un punto sin retorno porque una vez el héroe cruza el umbral, empieza realmente el viaje héroico.

Buffy se enfrenta por fin a The Master, él representa la oscuridad, lo desconocido, el peligro. Esta fase es simplificada en muchas historias, pero no en el caso de Buffy. Para una heroína como ella, no es suficiente con aceptar su posible muerte, ella debe morir literalmente.

 

 

El vientre de la ballena

Esta etapa simboliza al héroe siendo devorado por el nuevo mundo. Metafóricamente el héroe es tragado por lo desconocido. Ya nunca será el mismo, las viejas reglas ya no pueden aplicarse. La experiencia transforma a Buffy inevitablemente, pero ella regresa de la muerte más fuerte que nunca, lista para enfrentarse a las innumerables y dolorosas pruebas que deberá superar en un largo viaje que apenas comienza.

“I feel Strong. I feel different.”

 

Buffy: The Slayer’s Journey

Para todos aquellos que no han visto la serie, Buffy es la gran incomprendida. Sí, ella es una adolescente que caza vampiros. Sí, además de vampiros hay monstruos, brujas, demonios y hombres lobos. Sí, hay un monster of the week, tiene un intencionado look de serie B y en las escenas de lucha a veces se nota mucho el doble de acción. Cuando vemos episodios sueltos es totalmente normal que nos quedemos en la superficie, pero me veo obligada a decirte que con la misma facilidad con la que nos equivocamos al etiquetarla, luego nos enamoramos y la admiramos irremediablemente. 


 

Buffy es una serie que entretiene y emociona, una gran metáfora sobre la adolescencia, la vida, y la condición del ser humano explicada por medio de una compleja y vasta mitología rica en simbolismo. Diálogos brillantes y episodios que ocuparán por siempre un lugar destacado en la historia de la televisión, porque Whedon es un maestro mezclando géneros. En Buffy la fantasía, el drama, la acción, la comedia, el romance y el horror conforman un lienzo de mágicos colores. 


 

La leyenda no es gratuita, esta serie es una referencia en la cultura pop, sobre ella se dictan cátedras de filosofía y humanismo. Siempre decimos que nos gustan  las series de personajes, pues ésta es una de las grandes, todos los personajes encajan en El viaje del héroe de Campbell. En su libro El Héroe de las Mil Caras, Campbell  plantea que todos los mitos, leyendas, cuentos de hadas, el cine y la literatura se ajustan, consciente o inconscientemente, a un patrón que denominó Monomito. Un viaje dividido en tres etapas: partida, iniciación y regreso.


Gráfico (aproximado) del arco del personaje de Buffy ;)

 

Es así como he querido aproximarme por esta vez a la serie, porque Buffy es la heroína por excelencia. Habrá spoilers, es inevitable si pretendo abordar todo el mito de Buffy, y debo advertírtelo. De todas formas yo vi la serie sabiendo muchos detalles de la trama: relaciones entre los personajes y muertes destacadas,  pero conocerlos no minimizó mi sorpresa en absoluto, porque aunque sabía que pasaría algo en concreto, todo el camino que se recorre hasta llegar a ese punto y su justificación forman una historia totalmente nueva. Que alguien te lo explique no iguala la maravillosa experiencia de verlo con tus propios ojos.


 

Esto sólo es el prólogo, en tres entregas, una por etapa, te mostraré este apasionante viaje y entenderemos las fases del Monomito recordando los momentos más trascendentes de las siete temporadas. Si aún no la has visto, esta es la serie que te recomiendo para el verano, me gustaría que la disfrutases tanto como lo hice yo hace sólo un año.

Uno de los placeres de ser humano es la capacidad de sorpresa, ¿por qué habríamos de negarnos ese placer por voluntad propia?

 


El Héroe de las mil caras

Aprovechando la época estival, os hablaré de un viaje, del Viaje del Héroe. Hace unas semanas leí el libro “El héroe de las mil caras” de Joseph Campbell, un antropólogo que psicoanalizó los mitos de diferentes culturas para ratificar el axioma de que todas las historias en el fondo son siempre la misma con infinitas variaciones: La  historia de un protagonista y sus problemas.

Todos los mitos, leyendas, cuentos de hadas, el cine y la literatura se ajustan, consciente o inconscientemente, a un patrón que Campbell llamó el Monomito. Éste toma distintas formas dependiendo de las diferentes  culturas, pero en el fondo mantiene una estructura única que se adapta a todo tipo de narraciones.

Esta estructura está definida por el subconsciente humano, paradigmas reconocibles por todos los individuos, a través del inconsciente colectivo del que habla Jung. pero Campbell identificó los elementos estructurales de las historias y les puso nombre. Dividió El Viaje del Héroe en tres etapas Partida, Iniciación, y Regreso, y cada una de éstas en varias fases, que pueden estar presentes o no e incluso cambiar el orden.

 

Este “Viaje del héroe”, es lo que conocemos como “arco del personaje”, aquel que Christopher Moltisanti aseguraba no tener en Los Soprano, ¡gran frase!.  Inconscientemente todos podemos identificarlo, sabemos cuándo está y sobre todo notamos cuando falta.

 

Tres etapas, tres actos. Es importante identificar la estructura básica, para poder jugar con ella y transgredirla. Campbell ejemplifica todas estas fases con mitos de todas las culturas,  pero creo que para visualizarlo resulta más fácil utilizar elementos de la cultura contemporánea del cine o la tv que nos resulten más cercanos a todos.  ¿Las tres etapas no os recuerdan a las trilogías? Star Wars, El Señor de los Anillos, Matrix, Terminator, todas siguen el itinerario. Así que podría haceros el desglose con Frodo, Neo o Luke, pero Buffy tVS es sin duda totalmente Campbelliana y para una heroína molona que hay ☺

Próximamente: El Monomito al descubierto: El viaje de la heroína en 7 temporadas.