Cierre de la temporada de verano

Estándar

Aprovecho la inminente llegada de la nueva temporada de series, para darle cierre a la de verano comentando los estrenos, que pude y quise ver.

Mi opinión sobre Hung no ha cambiado respecto a la que ofrecí después de ver el piloto. Es una comedia demasiado discreta que fue de más a menos, sin destacar finalmente en nada.

Warehouse 13 es entretenida, lo que más me gusta son los artefactos pero tampoco consiguió dibujar un universo muy atrayente y de Drop Dead Diva lo más destacable ha sido conseguir que su personaje protagonista se aleje de los estándares de belleza de Hollywood. La serie juega con el planteamiento de series como Ugly Betty, y aunque se mueve con peligro entre los estéreotipos consigue encontrar su tono para el público al que va dirigido. En series como 30 Rock también vemos a una Liz Lemon que se burla de los estándares de belleza comiendo  todo tipo de carbohidratos sin sentirse culpable, pero Tina Fey es una mujer delgada por lo que el nivel de identificación carece de realismo. De cualquier manera, si  estas series no regresaran nunca, no las extrañaría.

De los estrenos veraniegos me quedo con Nurse Jackie. Es la propuesta que tiene mejores elementos para consolidarse, la que tiene más posibilidad de evolución y todo ello gracias a un universo pequeño, pero muy cuidado y sobre todo porque su personaje protagonista es inmenso. Los casos médicos no son realmente importantes, pero son peculiares, un reflejo del tema de cada episodio, una perfecta metáfora de la vida de Jackie. Los secundarios son encantadores y están muy bien construidos, nos proporcionan alivio cómico, pero sobre todo su vulnerabilidad nos ofrece un contraste ante la impenetrabilidad de Jackie.

Porque ni nosotros como espectadores, ni los personajes que la rodean la conocen. Mo-Mo es el confidente de su complejo de Robin Hood, la Dra. O’hara conoce sus escarceos amorosos, Zoey sabe que tiene una relación con Eddie, y éste, aunque no sea algo de lo que hablen abiertamente, conoce su addición. Después de ver la primera temporada sabemos que es la mejor en su trabajo y que está rodeada de personas que la respetan, la estiman y la admiran. Pero sobre todo que es adicta, eso es por ahora lo que mejor la define.

Jackie podría tener la vida perfecta (en realidad la tiene) pero en algún momento de su existencia debió pasar algo que la obliga a boicotearse. Tiene tendencias autodestructivas y quizá un gran sentimiento de culpa es lo que la lleva a autocastigarse.

Jackie necesita caminar al borde del abismo y jugar con el caos, los problemas nerviosos de su hija parecen un reflejo de su propia ansiedad. Como House parece incapaz de ser feliz, pero su conflicto puede llegar a ser más complejo y muy interesante. La idea de que nos permitan entrar en la cabeza de Jackie es el mejor aliciente para la siguiente temporada.

Pero ahora, disfrutemos del comienzo de una magnífica Fall Season en la que la mayoría de las series regresan en su mejor momento y los estrenos son prometedores. Parece que tendremos una temporada épica.