TV Fandex, un Nielsen democrático

Estándar

Desde esta semana se ha puesto en marcha un nuevo sistema para medir la popularidad de las series y programas de televisión a través del flujo de información que generan en las redes sociales, o lo que es lo mismo, del nivel de fanatismo de sus seguidores.

Hace ya un tiempo que se viene discutiendo la fiabilidad de  unos sistemas de medición de audiencia que no han sabido evolucionar al ritmo en el que el espectador cambia sus hábitos de consumo. TV Fandex pretende medir el impacto de los programas mediante un ranking dinámico que espera reflejar con mayor realismo las preferencias del espectador actual.

Es pronto para predecir la repercusión que pueda tener un sistema como éste, pero siempre es interesante descubrir de qué maneras un simple espectador puede influir con una conexión a Internet y la pasión con la que esté dispuesto a defender sus preferencias. Obviamente lo más difícil es traducir esta información en términos monetarios para los anunciantes, pero quizá las cadenas echen un vistazo a sitios como éste durante la próxima campaña de renovaciones previa a los upfronts.

Aunque no tiene ninguna garantía de éxito y corre el riesgo de lo efímero en su paso por la red, es buen intento. Tv Fandex espera poder representar el Nielsen democrático, los seguidores tienen la palabra.

Vía: Hollywood Reporter


¿Por qué hay parones de series?

parones
Estándar

 

En Estados Unidos le llaman “Hiatus”, nosotros “Parón” y  básicamente es: una pausa temporal entre las emisiones de los episodios de un programa. Los parones algunas veces son cortos y puntuales, coincidiendo con algún evento importante. El de navidad es fijo y un poco más largo. Una cadena también puede hacer un parón para grabar episodios pendientes o para evaluar una serie que no está dando los resultados que se esperan. En este caso se ocupa el espacio de emisión (time slot) con otra serie para comparar audiencias. Dependiendo de los resultados obtenidos, después de este receso la serie puede volver con algunos cambios y esperanzas de continuar, puede intentar acabar la temporada con un final digno, puede emitir los episodios que tuviese grabados hasta el momento, o simplemente desaparacer. Y por último, una de las principales causas de los parones se debe a que durante una temporada hay más semanas que episodios por emitir, así que para que los inicios y finales de temporada coincidan con el calendario general, debe haber semanas de pausa por obligación.

Pero el parón generalizado que nos hemos encontrado a mediados de febrero de 2009  tiene una causa diferente y para explicarlo primero tengo que hacer un paréntesis.

Sabemos que la continuidad de las series en Estados Unidos depende de los resultados de audiencia. Pero hay tres momentos puntuales durante cada temporada que son vitales: los sweeps rating que pueden traducirse como barridos de audiencia.

Durante los meses de noviembre, febrero y mayo, la Nielsen Media Research realiza una medición exhaustiva de la audiencia de todas las cadenas de televisión en Estados Unidos, las nacionales y las locales. Es en esos momentos específicos cuando se mide la audiencia televisiva real. Los  resultados obtenidos sirven para establecer las tarifas publicitarias que las cadenas podrán negociar durante el trimestre posterior con los anunciantes. De las audiencias que obtengan durante esos “barridos” depende la cantidad de anunciantes interesados en contratar sus espacios publicitarios, y lo más importante: el precio del minuto.

La elección de los meses para hacer los sweeps no es azarosa. La temporada de las series empieza a mediados de septiembre, así que el primer sweep que se realiza en noviembre permite valorar la aceptación de las series nuevas y la respuesta de las series que retornan. El sweep de febrero mide la aceptación de las series estrenadas en la Midseason, cómo evolucionan las estrenadas en otoño y cómo se mantienen las veteranas. 
Y el último sweep que se realiza en mayo proporciona una visión global que permite establecer la evolución de la audiencia durante la temporada completa, saber qué series se consolidan y cuáles decaen, estableciendo las estrategias de la cadena de cara a la temporada siguiente.

Así que lo que determina los picos dramáticos, los grandes giros, la inclusión de episodios dobles, epsiodios especiales, crossovers, cliffhangers de infarto y apariciones estelares  en los episodios de una temporada no es un paradigma creativo. Es una estructura diseñada para que éstos coincidan con los períodos en que se realizarán los sweeps. Lo siento si he roto un poco la magia.

Pero si hay un sweep en febrero  ¿por qué hay parón?

Buena pregunta. Una vez explicado lo anterior, esta respuesta es sencilla: a partir del próximo 17 de febrero se producirá en Estados Unidos el  apagón analógico”así que la Nielsen ha decidido establecer un período de transición que garantice que el máximo número posible de hogares estará adaptado a la nueva tecnología para que los resultados del sweep sean fiables. Por ello este año no se realizará en febrero sino en marzo.

Como las series ya estaban estructuradas para emitir sus episodios especiales en febrero, las cadenas no pueden desperdiciarlos sino van a servir para el gran cómputo, así que ponen pausa y los emitirán cuando sirvan para las estadísticas.

Aunque estaremos unas semanas sin episodios nuevos de algunas nuestras series favoritas, con lo que ahora sabemos podemos esperar que a su regreso podamos disfrutar de buenos episodios. Por lo menos así lo han planeado.

Definitivamente ser seriadicto no es tan fácil como parece, exige mucho tiempo y dedicación, hemos tenido que aprender terminología especializada, pero también hemos tenido que identificar los recursos disponibles y aprender a utilizarlos. Casciari no se equivocó cuando nos definió como “espectadores ilustrados”.