Durham County

Estándar

Después del asesinato de su compañero y de afrontar la cercana muerte de su mujer por un cáncer, el detective de policía Mike Sweeney (Hugh Dillon), deja Toronto y se traslada con su familia a Durham County, un suburbio de Ontario. Audrey, su mujer aún no ha superado las secuelas físicas del cáncer lo que la convierte en una persona insegura. Sadie, (Laurence Leboeuf), personaje que recuerda al de Claire Fisher en Six feet Under, es su hija adolescente cuyo espeluznante hobby es recrear escenas de crímenes en su casa de muñecas y Maddy (Cicely Austen), su hija pequeña usa máscaras de personajes manga de lo más inquietantes. Ningún miembro de la familia parece haber superado la que parecía la muerte inevitable de Audrey. La inestabilidad emocional de la familia Sweeney se ve reflejada en el interior de su nueva casa que permanece en un estado renovación perpetua.

A su llegada, Sweeney debe liderar la investigación del caso de un posible asesino en serie y un imitador y la primera víctima mientras está allí es precisamente una mujer a la que conoció mientras su mujer estaba enferma y cuya relación mantuvo en secreto. Ray Prager, su nuevo vecino, es en realidad un viejo conocido.  Su vida parece perfecta. Es exitoso en su trabajo, su mujer parece complacida de ser la chica florero, y su hijo adolescente es inteligente y talentoso. Pero en la intimidad también vemos el abismo bajo los pies de estos personajes atormentados. Los fantasmas del presente y el pasado se mezclan en una historia turbia, siniestra, oscura y perturbadora, porque la historia entre Praguer y Sweeney no quedó resuelta y sólo está destinada a complicarse.

Prager y Sweeney son los antagonistas de esta historia, pero la serie evita la dicotomía chico bueno vs chico malo, y prefiere jugar con la ambigüedad para demostrarnos que en el fondo Sweeney es más parecido a Prager de lo que parece a primera vista. El entorno aparentemente cotidiano de Durham County, su atmósfera inquietante, las visiones surreales del protagonista y muchos de sus recursos estilísticos rememoran el espíritu de Twin Peaks. Lo importante en esta historia no es descubrir quien es el asesino, eso lo sabemos en el primer capítulo, Durham County consigue transmitir la perturbadora sensación de que bajo su superficie y la telaraña de torres eléctricas que enmarcan la zona se esconden los más oscuros secretos.

Es una producción canadiense, por eso quizá no has oido hablar mucho de ella, yo la descubrí gracias a un post de Chica de la tele. Durham County fue presentada como una miniserie de seis episodios en 2007, pero su éxito promovió una segunda temporada que se está emitiendo actualmente y su renovación ya ha sido anunciada. El punto de partida de la segunda temporada es apasionante, los conflictos ganan en complejidad y cuenta con una antagonista de lujo, Penelope, un interesante personaje interpretado por Michele Forbes (In Tretament, Battlestar Galactica, True Blood).

Durham County no tiene nada que ver con el look de bajo presupuesto de series como The Listener, Sanctuary o Testees que son algunas de las producciones que podemos tener como referencia. Combina la calidad de una serie de cable americana con la duración de una serie británica. Es el nuevo hit de una televisión desconocida por la mayoría de nosotros y que parece estar en proceso de renacimiento siguiendo con inteligencia los pasos más audaces de sus vecinos americanos. Tendremos que estar atentos.