La pirámide de las virtudes de The Good Wife

No pude evitar acordarme de The Good Wife viendo el útimo episodio de Chopped, uno de los tantos programas de cocina que sigo cada semana. Las chefs que concursaban en esta ocasión eran cocineras de comedores de colegios, y uno de los jurados era Sam Kass, chef de la Casa Blanca y asesor de Michelle Obama en la campaña de la lucha contra la obesidad infantil. En un momento del programa, apareció en pantalla el gráfico del plato de distribución de alimentos que fue el eje central de la trama del lobby alimenticio que vimos en Whiskey Tango Foxtrot, el episodio emitido el 20 de noviembre en The Good Wife.

Los seguidores de la serie no ahorramos elogios a la hora de alabar su sutileza y elegancia en los apartados técnicos, el maravilloso desarrollo de personajes y tramas horizontales o la maestría de sus diálogos y guiones. En esta tercera temporada nos está regalando además unos cold opening fantásticos, pero otro de los apartados dignos de mención de The Good Wife, es que sus casos no sólo son originales, sino que acostumbran a ser de rabiosa actualidad.

No es la primera vez que las tramas de la serie coinciden en el tiempo con la actualidad política, económica e informativa de Estados Unidos, en algunas ocasiones, los episodios se han emitido con una o dos semanas de diferencia del momento en el que saltan a los titulares y, en otras, los casos legales abordados han llegado a anticiparse a la noticia.

Obviamente tampoco soy yo la primera en comentarlo, es un hecho digno de analizar, y así lo han hecho varios blogs del otro lado del charco, como Indiewire o Antenna, y otros de los nuestros, como El Diario de Mr. MacGuffin o Desesperate Cats. Si los leéis, podréis recordar episodios como VIP Treatment, Bad Girls o Closing Arguments, y ver su paralelismo con la realidad.

Y en esta temporada la tendencia continúa. El caso de listeria por consumo de queso en un comedor escolar que vimos en el cuarto episodio, (que está basado en casos reales porque no es la primera, ni la segunda vez que se producen casos de este tipo en Estados Unidos) estaba de plena actualidad para el momento en que fue emitido. Durante el mes de septiembre empezaron a reportarse varias muertes, ésta vez por melón proveniente de Colorado, y para los meses de octubre y noviembre, después de la emisión del episodio, la listeria volvía a estar en todos los titulares.

Tengamos en cuenta, en éste y en todos los casos, que para el momento en el que se emiten los episodios de The Good Wife, varios de ellos ya están montados, otros en postproducción, otros rodándose y los últimos en fase de guión, ¿simple casualidad, coincidencia, mucha suerte?, puede que haya algo de azar, pero sin duda tienen muy buenos asesores y analistas en su equipo, porque por los tiempos de producción no tienen mucho margen para adaptarse a la actualidad informativa, es más bien un trabajo de análisis de lo que puede ser tendencia en el futuro inmediato.

El caso del queso liderado por Eli Gold nos condujo a otro tema de plena actualidad, el del lobby alimenticio. Actualmente se están debatiendo en el congreso estadounidense las nuevas políticas para los comedores escolares y discuten, entre otras cosas, y esto no es broma, cuánta salsa de tomate debe llevar una porción de pizza para que pueda entrar en la categoría de vegetales, y  que califique así como alimento nutricionalmente recomendado para los niños. Esta discusión deriva en otra también muy apasionante, porque el tomate está actualmente en la categoría de frutas…

Por supuesto, de lo que se está hablando aquí no es de nutrición infantil, es de dinero. El presupuesto anual para los programas de comedores escolares subvencionados por el gobierno federal es de 11 billones de dólares, y los productores de pizza congelada, y todos los otros que pretenden destacar en el gráfico del Choose My Plate, la nueva pirámide alimenticia, están moviendo sus hilos para que sus productos sean recomendados en el nuevo plan.

Me divertí mucho viendo la trama del lobby alimenticio en The Good Wife, pero la realidad siempre supera a la ficción, y tengo ganas de retomar la sana costumbre de ver The Daily Show todas las semanas, para mantenerme al día de las noticias americanas y disfrutar aún más de estos detalles añadidos de la serie.

Siguiendo el buen hacer de The Good Wife hilando temas, ya que he mezclado series y un programa de cocina, aprovecho para contaros que he comenzado junto a Dani de Freak’s City un nuevo podcast: Del Sofá a la Cocina, en el que hablaremos de series, de una película y de cocina: recetas, consejos culinarios, programas de cocina, reseñas de restaurantes y todo lo que pueda tener cabida en esa sección. Ahí están dos de nuestras pasiones y obsesiones juntas, os invito a sentaros en nuestro sofá y a entrar en nuestra cocina cada semana, intentaremos ser los mejores anfitriones.

Nos podéis seguir en la web, en Twitter, Facebook, iTunes y en iVoox. Aquí os dejo el primer programa, espero que lo disfrutéis.

Ir a descargar

 

 

 

Quizá también te pueda interesar:

One thought on “La pirámide de las virtudes de The Good Wife

  1. Qué gran momento cuando sacaron la imagen en Chopped y nos acordamos en el instante de TGW :) Desde luego, suelen tener cosas de actualidad, incluso el otro día en Homeland con el tema de Dick Johnson :P
    Ver The Daily Show o el late que te guste está bien para estar al día de las cosas más destacadas que pasan por allí y así estar más metido en el mundo que te proponen las series… buenas :P

    “dos de nuestras pasiones y obsesiones juntas”… Sí, dos de ellas :P

    ¡Un beso!

    P.D.: ¿Sabes que nos gusta mucho que escribas aquí, verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>