The Chicago Code

En una temporada en la que los mejores estrenos han resultado ser los regresos de nuevas temporadas de series ya conocidas, The Chicago Code apareció para devolvernos la fe en que aún puede hacerse televisión de calidad, algo que tantas veces nos obligan a poner en duda.
Las comparaciones con The Shield, la obra maestra de su creador Shawn Ryan, son inevitables, pero de ninguna forma odiosas. Comparten varios puntos en común, además de la calidad de su narrativa, así como en The Shield teníamos el Strike Team comandado por el mejor malabarista de la televisión, Vic Mackey, en The Chicago Code, vemos la creación de un escuadrón especial que nos acompañará como eje central, pero que nace otros objetivos, y con unos personajes muy diferentes, mucho más empáticos.

Pero The Chicago Code, a diferencia de The Shield, se emite en una cadena generalista y, aunque en un principio podemos pensar que ésto sería causa de limitaciones, Ryan consigue combinar con mucho talento, el drama procedimental con una trama general muy sólida, interesante y emocionante, que avanza cada semana mientras va explorando a los personajes. Tal como lo hace The Good Wife, uno de los mejores dramas de la actualidad, que ha conseguido el mismo equilibrio con el mismo arsenal: unos guiones perfectos, un desarrollo de los personajes admirable, casos de la semana interesantes, un arco de tramas y personajes apasionante, un cuidado absoluto por detalles de maestría técnica y narrativa en sus historias y, por último, un personaje protagonista femenino muy fuerte.
Teresa Colvin (Jennifer Beals), la primera mujer jefe de la policía de Chicago, crea este escuadrón especial con el objetivo de luchar contra la corrupción en la ciudad, corrupción representada en la figura del Concejal Gibbons (Delroy Lindo), un antagonista poderoso y amoral. Para conseguirlo se asocia con el detective Jarek Wysocki (Jason Clarke), quien antes fue su compañero y en quien confía tanto como en sí misma, a quien se une el joven Caleb Evers (Matt Lauria), su recién estrenado compañero, un policía muy intuitivo. La última ficha es Liam Hennessey (Billy Lush), que está infiltrado en la mafia irlandesa. Teresa y Gibbons son dignos adversarios el uno del otro, en una guerra en la que en varios momentos se verán obligados a trabajar juntos. Una trama de larga duración que puede prolongarse durante más de una temporada y cuyo desarrollo a largo plazo puede encontrar un referente en The Wire, el ícono de las series policíacas y del drama serializado en general.

Confieso que mientras veía el primer episodio, el recurso de la voz en off me disparó alguna alarma y creí que había encontrado el primer pero de la serie. Siempre me pasa, porque tal como dicen los manuales, una de las normas básicas en la escritura de guiones es: “no expliques algo con palabras si lo puedes mostrar con una acción o una imagen”, pero rápidamente nos damos cuenta de que, en éste caso, el uso que hace Ryan del recurso no es meramente expositivo, le da voz a varios personajes, y nos cuentan cosas interesantes acompañadas de un buen montaje de imágenes. Nos permite ser testigos de algunos momentos determinantes en sus vidas, momentos que definen sus acciones en el presente, para que de una forma rápida y, sobre todo efectiva, conozcamos cuáles son sus motivaciones básicas. Eso en cuanto al contenido, en el aspecto formal, el tono de la narración nos puede recordar también al uso que de éste recurso Martin Scorsese.

The Chicago Code es una serie policíaca intensa que, por sus referentes, nos da una cierta sensación de familiaridad que nos hace sentir cómodos, sin perder nunca su entidad propia, y dejándonos vislumbrar desde su primer episodio un potencial inmenso. Os la recomiendo sin reservas.

6 thoughts on “The Chicago Code

  1. A mí las alarmas también se me saltaron cuando la voz en off a pesar de que me he enseñado a no juzgar por eso (el cine tiene muchos ejemplos de grandes guiones que acuden a este recurso -tú misma has dado uno- y no usarlo para nada también se está convirtiendo en una corriente bastante aburrida cuando es impuesta y forzada).

    Obviando que casi me corro con la voz de Jennifer Beals XD, realmente me dejó muy impresionada el momento en que cierta voz en off sufre una interrupción, aparte del hecho de que salte de un personaje a otro, recurso estilístico que me hace babear.

    Todavía estoy conmovida por tu segundo párrafo y suscribo a todas las palabras de este post. The Chicago Code es grande y yo la disfruto mucho.

  2. Ahí la tengo, pendiente de visionado. A ver si ahora que tendré más tiempo libre (je), me animaré a verla, igual que tantas otras…

    Un saludín

  3. Pues a mi la voz en off me encantó desde el primer momento, porque es tan rápida que te cuenta muchas cosas de un personaje en apenas 20 segundos. Es como un flashback a toda hostia!! xD

    He visto 3 episodios, y estoy enamorado de la serie. Espero que siga por ese camino.
    Lo mejor: su ambientación!!
    Siento que estoy en esa ciudad y no en un decorado cualquiera. Pocas series consiguen eso, y entre las generalistas ya directamente podemos contarlas con los dedos de las manos (como le pasa a The Good Wife, que aunque también la amo, le falla ese punto!).

    Este temporada ha sido floja floja de estrenos.

  4. Ese tipo de voz en off como comentas no está mal.
    De momento funciona muy bien esa trama serializada junto al caso del episodio, y el enfrentamiento entre Teresa y Gibbons tiene muchos matices, Gibbons no va a ser un malo al uso, cometerá actos delictivos pero nos están dando también una parte humana de su personalidad que en cierto modo los pone en perspectiva.

  5. ¿Tú también? No hago más que leer cosas buenas de esta serie pero no acababa de animarme. Pero me ha gustado leerte no sólo porque me fío mucho de tu criterio, sino porque además la forma en la que has explicado las bondades de la serie me ha recordado mucho a los motivos por los que amo y creo que The Closer es una de las mejores series policíacas que he visto.
    Creo que en cuanto acabe de ver la tercera de Brenda, me pondré con Chicago Code, a ver qué pasa ;)

  6. Que gran post ensalzando las virtudes del mejor estreno de mid-season (junto con Lights Out, al menos para mi pueden compartir el puesto, pese a sus diferencias).
    Una de sus mejores cualidades es el saber equilibrar tan bien el lado procedimental con el seriado, a parte del estilo de narración y sus personajes, de los que vemos que poco a poco vamos a ir conociendo más de cada uno.
    Además al empezar el año me puse con The Shield (hace poquito que he empezado con la 5ª), así que estoy disfrutando con ambas, casi a la vez XD.

    ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>