Survivor: The Tribe has spoken

Después de que durante un par de semanas, los realities americanos se convirtieran en trending topic de nuestro circulo de Twitter, decidí echarle un vistazo a Survivor, con la única intención de asomarme para ver a qué se debía tanto ruido. De Twitter pasé a la Wikipedia, otra de las grandes fuentes de sabiduría popular, y me encontré con que el programa en cuestión tenía 19 temporadas acabadas y una en curso. Tuve un momento de duda: ¿veo la primera? ¿veo la última? ¿empiezo la que está en emisión? ¿pregunto por Twitter?, La lectura en diagonal me llevó a decidirme rápidamente por una edición en concreto: Survivor Micronesia.

En esta edición se enfrentaron el equipo de los Favoritos, una selección de los personajes más populares de anteriores temporadas, contra los Fans, un equipo formado por seguidores del programa que se debatían, entre la completa admiración a sus ídolos televisivos, y las ganas de derrotarlos para demostrar que podían ser tan buenos como ellos.

Como cinéfila un tanto gafapasta, y seriéfila obsesiva, nunca jamás se me había ocurrido pensar que llegaría a invertir ni una pizca de mi tiempo viendo un reality. Como concepto, no había nada en ellos que despertara mi interés, y a pesar de mi indiferencia, sentía incluso cierto desprecio hacia el formato. Nuestro bagaje cultural y emocional nos proporciona experiencia pero también nos llena de prejuicios, y mis referencias sobre realities se limitaban a lo que podía saber de ellos a partir de la televisión en España. Pero Survivor me permitió redefinir mi idea de entretenimiento televisivo y, sobre todo, me hizo envidiar profundamente al espectador de Estados Unidos, su acceso directo a tanta oferta, su Tivo y la lucha a muerte entre las cadenas. Lamentablemente aquí en España no hay indicios de que podamos disfrutar de tipos de programas así, aparte de las diferencias obvias entre los modelos de financiación, de producción y de negocio, hay un aspecto insalvable entre nuestra televisión y la suya: la duración de los programas. Yo lo llamo la magia de los 40 minutos.

Los 40 minutos que dura un episodio de Survivor evitan que se pierda el tiempo con momentos de relleno, su estructura perfectamente definida se centra en las pruebas, las mecánicas de la convivencia y la lucha por la supervivencia, no sólo física, si no en el concurso, lo cual nos lleva al climax de los Consejos Tribales, los cuales están magistralmente conducidos por Jeff Probst.

Por supuesto el éxito del formato no se debe sólo a su duración, no todo brilla en la televisión americana y muchas veces también hacen despropósitos que hacen que 40 minutos parezcan eternos, incluso 20. Pero no es el caso de Survivor, su realización es impecable, el acertado montaje aparte de darle ritmo, tiene ojo clínico seleccionando los momentos precisos que hacen que cada programa mantenga un hilo narrativo propio del guión escrito con más destreza, en un programa que se caracteriza precisamente por la imprevisibilidad. Esto lo consiguen acertando con la elección de los concursantes, su distribución entre las tribus, y las pruebas a las que los someten.

Es un reality y no pueden marcar las escenas ni escribir líneas de diálogo, pero son muy finos eligiendo el casting y desde luego, saben cómo crear las mejores condiciones para que se propicien, de forma natural, situaciones de conflicto que derivan en decisiones inexplicables, y movimientos absolutamente sorprendentes por parte de los concursantes. Muchas veces me imagino el momento palote que deben vivir en la sala de montaje, cuando llega el material y ven “los giros de guión” que toman las historias.

No sólo el montaje es un elemento destacable, Survivor también tiene una excelente banda sonora original, escenarios isleños que van desde lo paradisíaco hasta la repulsión en la que, con la cámara de visión nocturna, vemos como se pasean las ratas, murciélagos y bichos diversos entre ellos. Las pruebas están muy trabajadas y su diseño exige destreza física, serenidad mental y estimula la competitividad. Pero lo mejor son las dinámicas que se crean entre los concursantes, las estrategias, manipulaciones, engaños, juegos de dobles agentes, alianzas y traiciones.

Uno de los principales aciertos de Survivor, es que el público no tiene ni voz ni voto, son los mismos concursantes quienes emiten un voto secreto, pero consensuado entre los diferentes grupúsculos, contra quien debe marcharse de su tribu. No sólo eliminan a quien les hace perder las pruebas, o a quien no colabora en las tareas de subsistencia, siempre emiten su voto pensando en mantener las alianzas que les permitirán llegar a la final, hasta que decidan que pueden traicionarlas. Gana el más astuto, no el más fuerte, el que sabe estar bajo el radar y mantenerse en un segundo plano mientras mueve los hilos.

La estructura básica de una temporada de Survivor implica a dos tribus de 10 concursantes cada una, que deben enfrentarse a diferentes desafíos, unos que les permiten ganar recompensas y otros, los llamados de inmunidad, que les impide enfrentarse al Consejo Tribal en el que deben eliminar concursantes uno a uno. Cuando el número de concursantes se reduce a 10 las dos tribus se unen (Merge), y en las pruebas empiezan a luchar por la inmunidad individual, la cual les garantiza permanecer en el concurso hasta el próximo consejo, porque nadie puede votar por ellos.

Pero no acaba aquí, los concursantes que van siendo eliminados pasan a formar parte del jurado que decidirá, quien se llevará el millón de dólares del premio entre los dos que lleguen a la final. Por lo que las alianzas y, sobre todo las traiciones, que les han permitido llegar a la final, también les permitirán ganar o perder el premio. Eso es lo básico, pero en cada edición se incorporan una serie de elementos que modifican las reglas del juego: ídolos de inmunidad escondidos, exilios, mezcla de tribus y otras sorpresas que obligan a los concursantes a readaptarse rápidamente y le dan al programa un aire de renovación y cambio permanente que lo mantiene fresco después de 20 ediciones.

La primera temporada que vi fue Survivor Micronesia, y luego empecé a ver la actual: Héroes vs Villanos, que recupera concursantes de ediciones pasadas y los enfrenta en estas dos tribus en las que han sido catalogados de acuerdo con la forma los papeles que desempeñaron en el juego. He visto 10 episodios y ya la pongo al nivel de aquella. Entre episodio y episodio me entró el mono y le pedí consejo a uno de los blogueros expertos en el tema: Critico en Serie, y siguiéndolo vi la séptima, Pearl Island.


Los expertos os dirán que para ver la última temporada, es recomendable haber visto aquellas en las que habían participado todos los concursantes. El planteamiento es muy lógico, pero mi recomendación de novata y fan absoluta del programa es empezar con Micronesia, porque es garantía de éxito y enganche, y a partir de allí podéis seguir como mejor os convenga. Según el tiempo y las ganas que tengáis. Para leer la opinión de los expertos os invito a visitar los blogs de  Anade, Alx Zero y Critico en Serie.

Nunca pensé que en mi blog hablaría sobre un reality, y mucho menos con esta efusividad, pero ésta es mi recomendación de hoy. Survivor es una de las sorpresas de mi temporada televisiva. Los primeros episodios los vi en el pórtatil, con la ventana minimizada mientras estaba en modo multitasking, pero consiguió atraparme y ganarse el derecho a ser vista en la pantalla de plasma, convirtiéndose además en una de mis prioridades de cada semana. Survivor es entretenimiento puro y del bueno, tiene emoción, drama y acción, es El Señor de las Moscas en formato reality, mezclado con la estrategia política de The West Wing y los paisajes isleños y la acción-reacción de los personajes de Lost.

Y si hoy vemos Lost es porque la ABC quiso hacer una serie basada en el éxito de Survivor, después de ver como se convertía en un éxito en la CBS, sabiendo que ellos habían rechazado el proyecto. Como nació Survivor es una apasionante historia que ya os contaré en un próximo capítulo.

The Tribe has spoken!

Quizá también te pueda interesar:

9 thoughts on “Survivor: The Tribe has spoken

  1. Yo tambien empecé a verlo por los tweets que aparecian en mi timeline y debo decir que no me arrepiento para nada de haberme engachado tanto a este reality, soy un yonki.
    Me ha gustado mucho esta entrada.

  2. Has caído rendida. Pero espero que lo tuyo sea un amor para toda la vida y no de esos romances breves pero intensos: te quedan muchas temporadas por ver y disfrutar. Y cada edición tiene lo suyo (eso sí, has empezado por las mejores y esto también es peligroso). ¿La siguiente que puedes ver? Cook Islands. Verás porqué Candice está entre los Heroes (aunque muchos opinan que debería ser villana).

  3. Survivor es un programa que atrapa como pocos. Emocionante, imprevisible, sorprendente y terriblemente adictivo. Con decirte que estoy tan enganchado a este reality que desde diciembre prácticamente he abandonado mi vida seriéfila para ponerme al día con todas las temporadas anteriores.

    Y si quieres seguir viendo más temporadas, te recomendaría China (la más regular y entretenida, y además tiene a una Courtney deslenguada y divertidísima) y Gabón (que empieza floja, pero una vez en el merge aquello se vuelve una auténtica locura gracias a que la que está en control del juego es una tía que es medio bipolar y que parece haber llegado allí de rebote).

    Y barriendo un poco para casa, también aprovecho para recomendarte otro reality americano: Big Brother US. No te pienses que te vayas a encontrar con un Gran Hermano cualquiera, porque el formato americano lo único que tiene en común con el nuestro es que los concursantes viven encerrados en una casa. El formato americano es bastante parecido a Survivor, pero con mucha más mala leche, estrategia y apuñalamientos por la espalda. Un must-see si disfrutas de la vertiente política y estratégica de Survivor.

  4. Parece que esta mañana leí tu mente antes de postear esto, y no se por qué me dió por descargar el 20×01 de Villanos… He visto este y he de decir que estamos a años luz de conseguir un programa en España mínimamente parecido a éste. Consiguen mantener el hilo durante todo el espisodio y no irse por las ramas con chorradas como pasa en la española. Me da que me acabo de hacer un fan completo :D

  5. Qué te digo, yo estaba enganchada a este tipo (y a todos los tipos) de reality mucho antes de que me pusiera con Survivor. Sigo las versiones que se han hecho en mi país de ella y pasé muchas horas frente a la TV viendo este tipo de programas (por cierto, en mi país la producción y montaje también están muy bien hechos, pero el casting está muuuuy por debajo, estos gringos la pegan con los concursantes). Cuando me pasé a ver series descargadas, dejé los realities sin darme cuenta y en enero de este año me puse con el GF de Italia por una cuestión personal (no tanto por el show, que lo odié). Pero de ver tanto ruido en twitter con Survivor 20, decidí que la vería. Luego tú me recomendaste ver la 7 y la 16 y vi Micronesia porque no encontré la séptima en buen estado. El resultado lo vieron algunos en twitter: Empecé por la tardecita con la temporada y me fui a dormir a las 6:00 a.m. con ella casi terminada. Dormí 5 horas y mientras desayunada vi la final. XD

    No tengo más que decir, excepto que ahora ya casi voy al día con Héroes Vs. Villanos y estoy sufriendo mucho, pues ahora tengo favoritos que conocí en Micronesia y sufro por ellos.

    Me gusta que escribas sobre realities, yo llevo años analizando el fenómeno un poco. Algo se ha escrito también sobre su relación con la ficción y el melodrama. Gracias por recomendarme Micronesia, fue como hayar un ídolo de inmunidad. ;)

  6. Que alegría leer tu comentario.
    En España reality es equivalente a basura.
    En USA hay alguno realmente buenisimo. Yo me enganche a Survivor hace 6 años, emitian por entonces la temporada 9. Y es increbile.

    Una recomendación. Si te ha gustado Survivor busca tambien The Amazing Race. Es increible. Lleva creo que 16 temporadas. Es una gimcama, alrededor del mundo. Una realización que no tiene nada que envidiar a Survivor.

    Que alegría me ha dado leer tu post!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>