Larga vida a la Era Moffat

Estándar

Con The Eleventh Hour, el primer episodio de la quinta temporada de Doctor Who, desaparecieron todas las dudas de aquellos que pensaban que para Matt Smith sería complicado reemplazar a David Tennant. Claramente era un reto, pero Steven Moffat en 60 minutos consiguió plantear el leit motiv de la temporada, llenar de épica la relación entre el Doctor y su nueva acompañante  y  que viéramos a Smith como el Doctor desde su primera aparición.

A diferencia de Ecclestone a quien vimos en pantalla siendo ya el Doctor y de Tennant que pasó su proceso de regeneración postrado en una cama, con el undécimo Doctor vemos cómo se va completando el proceso sin que se detenga la acción y sin que él deje de formar parte de ella en ningún momento. Nos muestran el proceso de adaptación a sus nuevos gustos en una gran secuencia, probando lo que Amy le prepara en su cocina y compartiendo juntos sentados a la mesa. Ella un helado, y él lo que decide finalmente que es su nueva comida favorita.

Lo mismo ocurre con la elección de la que será su nueva forma de vestir, no hay una escena dedicada específicamente a ello, él encuentra su nuevo look mientras discute el destino de la humanidad con el alien que amenaza con eliminar el planeta. Y aunque él mismo aún no ha tenido tiempo de mirarse al espejo, no tiene que perder el tiempo explicando quién es, todos lo reconocen como el Doctah porque Amy dibujó mil veces el rostro del que creía que era su amigo imaginario, el hombre de la caja. Por último, el montaje con los rostros de los anteriores doctores hasta llegar a él mientras dice ‘I’m the Doctah’, es una gran forma de de pasarle el legado definitivamente. Moffat no pudo haberlo hecho mejor.

Esta vez el Doctor salva el mundo sin la Tardis, sin el destornillador sónico, incluso sin haber completado su regeneración, lo consigue gracias a su vitalidad y gracias a Amy. No hay nada gratuito, todo el episodio de principio a fin gira alrededor de ella, un personaje complejo, una acompañante muy diferente a las que hemos visto antes, dispuesta a preparar su maleta en cualquier momento. Es ella quien coge de la mano al Doctor para empezar a correr, es una chica decidida, valiente, que puede ser muchas otras. Sí, que ella trabaje como kissogram fue un detalle ingenioso, me encanta Amy, soy su fan. Y es que el episodio a pesar de ser un bonito cuento de hadas que debió enamorar a la audiencia infantil, estuvo plagado de momentos humorísticos y de referencias sexuales, como el chico que salva el mundo desde el portátil en el que hacía unos minutos miraba porno, la descarada forma en que Amy mira al Doctor mientras se cambia de ropa, o en la que él mira su nueva Tardis y dice: Look at you! Oh, you sexy thing.


En The Eleventh Hour podemos reconocer también muchos elementos de las historias previas de Moffat: su historia con Amy nos recuerda a la de The Girl in the Fireplace, cosas aparentemente inofensivas pueden volverse atemorizantes,el Doctor le dice a Amy que no mire a los ojos del monstruo de la habitación recordándonos a los Weeping Angels, los comatosos del hospital repiten la palabra Doctor tal como escuchamos en Empty Child a el Are you my mommy? y vuelve a explorar los miedos que todos hemos sentido cuando fuimos niños,. En este caso, no sólo ante algo físico, sino también el miedo a la soledad y el abandono. En definitiva, una gran historia, emotiva, sexy y divertida, una realización impecable con gran belleza fotográfica, el mejor debut que podíamos haber esperado.

Pero sin duda, lo más destacable es que Moffat consiguió crear entre el Doctor y Amy un vínculo único que no vimos con las tres anteriores acompañantes de la nueva etapa de Doctor Who. El Doctor cambia la vida de Amy mucho antes de que ella entre por primera vez a la Tardis y descubra otros mundos. Cada uno aparece en la vida del otro en un momento decisivo de sus vidas, cuando ella es una niña solitaria y él se está regenerando, así que de alguna forma los vemos crecer juntos ante nuestros ojos, creando toda una poderosa historia entre ellos con sólo un episodio.

Todo en la era Moffat es excitante, tal como le dice el Doctor a Amy: “Anywhere you want, any time you want. One condition: it has to be Amazing”

Lo será, no lo dudo.

7 comentarios en “Larga vida a la Era Moffat

  1. Yo también he quedado bastante contenta con el Doctor Nuevo. No me ha costado nada aceptarlo, si bien esa forma de actuar muy nerviosa y dinámica me ha recordado a la de Tennant.
    La regeneración, se agradece que sea algo que va “mezclado” con la trama y no un proceso tan crítico como en The Christmas invasion, y la presentación de Amy es bastante emotiva, por el hecho de marcar su vida desde un principio.
    Moffat ha conseguido que espere con bastante interés el próximo capítulo.

  2. Estoy muy de acuerdo contigo. Creo que el miedo que pudieran tener los escépticos ya ha desaparecido con dos personajes tan carismáticos, esa relación tan especial de la que hablas y una relación preciosista. A ver qué nos traen más adelante Moffat y Cía.
    Saludos!

  3. Ha sido inmeso el capítulo, de principio a fin. La presentación de Amy ha sido tierna total, y no diré nada de la presentación del Doctor, pq ha sido como conocerle de toda la vida, pq era él, el de siempre. Un puntazo, de 10.

  4. Estaba leyendo esta entrada y me estaba acordando de tus posts sobre Dollhouse. Aunque hay una diferencia entre los posts que escribías sobre Dollhouse y los dos que he leído sobre Dr. Who: en estos últimos he sentido más entusiasmo por tu parte. Se nota que la serie te encanta y yo ya he visto los dos primeros episodios de la T1. De momento, me la quedo… tengo ganas de ver a Tennant. Pero Eccleston me cae muy simpático… “Fantastic!”.

  5. I love you Valentina. Madre mía, me has leído los sentimientos que no sabía que me habían producido al ver el capítulo, he asentido cada frase que has escrito.
    Y es que la relación con la nueva pareja se siente compartida, se le da más valor a ella y él es menos dependiente de sus cacharros, un tio atlético (corre mucho) que no deja de tener la locura de Tennant (aunque todos echamos de menos).

    Me ha gustado el post, el capítulo, la nueva T.A.R.D.I.S. los ojos de la chica (muy bueno lo del disfraz, yo, al verla pensé ¿pq tan sexysiendo policía?) y en general el capítulo ha estado redondo y sin nada de relleno.
    Aumentando el mundillo del doctor, tenemos grietas y una nueva forma de mirar las cosas… con el rabillo del ojo.

  6. OsKar108

    ¡Un aplauso!
    Que bien has descrito lo que “mayormente” fui sintiendo viendo el capítulo (por primera vez voy a seguirla a ritmo de emisión).
    Me ha parecido tremendamente entretenido, divertido, emocionante y una de las cosas que más me ha gustado es la “naturalidad” con la que se ha ido “presentando” todo.
    Y Amy (Karen Gillian, muy muy guapa y expresiva) tiene pinta de ser un gran personaje.

    ¡Saludos!

  7. Y aquí uno que se pregunta: ¿hay algún fan descontento? y creo que la respuesta será que no porque ha sido tan genial que te puedes olvidar de cualquier detalle que pueda no haberte gustado (en mi caso esa cabecera, que me ha decepcionado ligeramente).

    Pero oiga! es salir el nuevo Docta y se acaban los problemas

Deja un comentario