Generation Kill: La maldición de los líderes estúpidos

Estándar

Agujeros para plantar pinos, agujeros para dormir, masturbaciones de combate, chistes racistas, obscenos y misóginos, raciones de comida escasas, insuficiencia de suministros y exceso de estimulantes. En 7 capítulos seguimos a los Marines del Primer Batallón de Reconocimiento de los Estados Unidos durante los 40 días que les costó llegar a Bagdad en la Invasión/Guerra de Irak del 2003.

 

 

 

Desde el aburrimiento y la excitación previos al combate, hasta la frustración y la impotencia que producen pensar que la misión por la cual ponen en juego sus vidas carece de todo sentido, viajamos con un grupo de élite obligado a correr riesgos innecesarios al servicio de unos líderes ineptos en una road movie bélica que nos muestra lo caótica y absurda que es la guerra, sin importar qué nombre tenga.

 

La mayor parte de este viaje lo hacemos a bordo del Humvee 1. Allí conocemos al Sargento Brad Colbert, un Marine con voluntad de hierro, generoso y siempre alerta. Ray Person, es el conductor. Consume estimulantes de 3 en 3 para mantenerse despierto, así que es hiperactivo y nunca para de hablar. Sus diálogos son ingeniosos y nos proporciona un agradecido alivio cómico. Ewan Wright, es el reportero que escribió el libro en el que se basa la serie. Testigo pasivo que comparte nuestra confusión inicial y le pone voz a nuestras dudas. Y finalmente, James Trombley, el más joven, un símbolo de la Generation Kill: jóvenes inmaduros sin formación militar, y peor aún, sin criterio. Un sociópata inconsciente que cree jugar un videojuego. Si hubiese hecho un test psicológico jamás le habrían puesto un arma en sus manos. Él confirma que la vida de los soldados no tiene ningún valor para quienes los reclutan, son números enviados a la guerra a matar y a morir.

 

 

Como ya hicieron en The Wire, Burns y Simon, vuelven a poner en tela de juicio la cadena de mando. En Generation Kill quienes la encabezan hacen gala de un desconocimiento total de la estrategia militar, son líderes ignorantes e inseguros dando órdenes absurdas ante la perplejidad de sus subalternos.

 

 

El Teniente Stephen Ferrando, apodado “Godfather”, habla de sí mismo en tercera persona, el Sargento Mayor John Sixta es un histérico obsesionado con el código de higiene, el Capitán Dave McGrown, un descerebrado bien apodado “Capitán América”, y el Capìtán Craig Schwetje el incompetente “Encino Man” son representantes de una cadena de mando disfuncional e inútil. No es necesario que nos los presenten como individuos déspotas o con actitudes fascistas, la realidad es mucho más desalentadora, sencillamente son imbéciles.

 

 

 

Resulta curioso descubrir debilidades en el ejército más poderoso del mundo. Invierten indecentes cantidades de dinero en armas, equipamiento y campañas de reclutamiento, para enviar a sus soldados a misiones dudosas, sin planificación y con grandes carencias logísticas. No creo que la serie aumente el índice de enlistamientos, aquí las verdades abofetean todas las mejillas y pisotean el espíritu patriótico de la nación americana.

 

 

Una realización impecable. Silencios elocuentes. Diálogos brillantes, críticos, irónicos, divertidos, siempre acertados.  Personajes y situaciones presentados con tal maestría que jamás dudarías de su autenticidad.  Y es paradójico que este producto de ficción quizá sea el acercamiento más real a este evento que tendrán en televisión los estadounidenses, porque sus medios de comunicación aún lo siguen manejando con altas dosis de fantasía.

 

 

Son siete horas imprescindibles en tu colección de disfrute audiovisual, si aún no la has visto apúntalo en tu lista de cosas pendientes. Quizá tardéis dos o tres episodios en ponerle nombres a los personajes, y seguramente resultará confusa la terminología militar, no esperéis que Simon Y Burns os lo pongan fácil porque no lo harán, y como espectador seguro agradeces ese nivel de exigencia. En caso de dudas visitad la completísima web oficial de la serie.

 

 

 

 

PD. Aprovecho para hacer un reconocimiento al equipo de AsiaTeam por regalarnos los subtítulos con tanta rapidez y con la calidad a la que nos tienen acostumbrados.

4 comentarios en “Generation Kill: La maldición de los líderes estúpidos

  1. Muy buen artículo y gran serie. Bueno, “mini”. Una pena que no se hagan series largas tan buenas siempre. Personalmente me ha encantado especialmente que no se incline hacia ningún lado, que no opine, que sean los personajes los que opinen. Personajes que, por cierto, acabas amando y odiando y, efectivamente, los últimos suelen ser la mayoría de los altos mandos.

    Un saludo.

  2. Lorena

    Me gusta que pongas las capturas con los subs porque a veces da pereza mirar videos, y casi siempre están en inglés. Las escenas que has puesto son acojonantemente buenas.

    Me has convencido. Tampoco he visto The Wire, acabo de leer tu otro post y creo que me he estado perdiendo algo importante :D

  3. Juanpi

    Corrí, corrí, corrí y llegué al final de la escapada…admito que nunca lo había hecho por falta de tiempo o porque no había corrido lo suficiente…pero llegué y me gustó…mucho…me gusta porque no es yo-ista, ni ego-ista, porque es analítico y subjetivamente objetivo, porque habla del mundo exterior y no del ombligo del mundo, porque va de adentro hacia afuera y no de afuera hacia adentro…que continúe la escapada, que no llegue ese final…besos…

  4. Zurlug

    Solo le pondría una pega a tu comentario de la serie, y es la valoración que haces de Trombley, el joven sociopata inexperto. Dices que si hubiera hecho un test psicológico no habrían puesto un arma en sus manos, te equivocas. Hizo un test psicológico y pusieron un arma en sus manos. Ahora reflexiona sobre la verdad que acabas de descubrir.

Deja un comentario