¿Tendrá cura Grey’s Anatomy?

Estándar

Yo estaba enganchada a Grey’s Anatomy. Disfrutaba sin complejos del romance, de las reacciones inmaduras, los seriously?, los secretitos y la mirada de McDreamy. En uno de los capítulos alguien se refirió a los personajes como chicos de instituto con escalpelo, me pareció una definición perfecta.

El planteamiento de la serie me convenció: los médicos no tienen vida social, se pasan un montón de años estudiando, y luego otros tantos como internos. Al final, el hospital es su casa, sus compañeros su familia y la medicina su vida, no conocen otra cosa y tampoco tienen tiempo para buscarla. ¡Compro!

El esquema me resultaba lógico, además estaba aderezado con buena música y diálogos divertidos, un cóctel chispeante. Y de pronto la serie entró en un punto muerto. No es que perdiese el norte, es que ni siquiera se movía.  Y el recurso de utilizar los casos médicos como tramas espejo empezó a ser tan obvio que a veces sólo faltaba un zoom a la cara del personaje mientras asentía… eso cuando hubo casos, porque en ocasiones la única señal de que estuviesen en un hospital eran las batas blancas.

El domingo vi la season finale (4×16-4×17) de dos episodios construidos dramáticamente para conmover el corazón de los seguidores más fieles, y por lo que dicen los foros lo han conseguido. Esta vez se han asegurado de que hubiese happy ending para satisfacer a todos los que pusieron el grito en el cielo después del final de la tercera temporada. ¿Dónde están los puntos medios?

La quinta temporada se vislumbra sin retos, sin conflicto alguno. Tengo la inevitable sensación de que todo lo importante ha ocurrido y ya no habrá nada que pueda sorprenderme, y cuando esas cosas pasan, me entristece.

P.D. Dónde compró Meredith tantas lamparitas, cómo las llevó hasta allí, y cuánto tardó en montar esa vista aérea del plano de casa… :)

5 comentarios en “¿Tendrá cura Grey’s Anatomy?

  1. MD

    Como joven médico residente que soy, quisiera apuntar que nuestra vida personal no se limita al hospital y/o la carrera ni antes ni después de licenciarnos… cierto es que nuestra profesión requiere mucho tiempo de dedicación y largas horas de estudio, pero conocemos y buscamos otras tantas cosas que la vida pueda aportar tanto o más que aquellos con cualquier otra ocupación profesional.

    Los planteamientos simplistas están abocados al fracaso tarde o temprano, a las pruebas me remito.

  2. Thursnext

    MD, espero no haberte molestado, por supuesto me refería al planteamiento de esta serie en concreto, no a la vida de los médicos en general. Pero está bien que nos lo recuerdes, a veces la ficción hace que creamos saber todo sobre cualquier cosa :)

  3. MD

    No te preocupes, no me ha molestado en lo más mínimo. No obstante, como bien dices, a veces me siento en la obligación de recordar a la gente que los médicos también tenemos prolífica y enriquecedora una vida personal fuera del hospital, a diferencia de lo que se empeñan en reflejar gran parte de las series de televisión.

  4. Caray con el médico, menudo mosqueo se ha cogido. Pues ya lo he comentado en más sitios, y lo hago aquí: lo que muestra Grey´s Anatomy es EXACTAMENTE como es la vida normal de un grupo de médicos al menos aquí en Seattle.

    Recordemos que este área de USA es pionera en muchas especialidades médicas y hay muchos hospitales, fundaciones privadas y empresas dedicadas al sector médico. Y curran muchísimo, muchísimo más que un médico cualquiera en España. Y con menos o ningunas vacaciones. Y la implicación con el paciente también es mucho mayor, de nuevo exactamente como refleja la serie, que es de lo que trata el artículo.

  5. Vaya, el inicio de la quinta temporada tampoco estuvo muy bueno. Hasta, más o menos, la mitad de la season estuve tentada a no verla nunca más pero me distraje con cosas varias y siempre la incluía entre mis pendientes. Pero, oh sorpresa, finalmente Meredith cumplió 16 años mentales (y no 8, como ha tenido toda la serie) y ha mostrado cosas muy interesantes (como compasión por un condenado a muerte y cierta escena con unos post-it). También las relaciones lésbicas de la doctora Torres -después de la absurda salida de Erica Hahn- mejoraron mucho. No voy a mentir, esto último es razón suficiente para que yo me quede pegada viendo la serie; sin embargo, debo admitir que con el final de la quinta temporada, yo le perdonaré desde ahora los desmadres del futuro a Shonda Rhimes y veré Grey’s Anatomy por 10 años más, si eso es lo que dura. LOL

Deja un comentario